Archives for : edredones

Edredones para todo tipo de colchones

edredon

Como todas las prendas textiles los edredones se encuadran dentro de una categoría específica, que es la ropa de cama. Pero, ¿sabes realmente cuántos tipos de edredones hay? ¿o en qué se distinguen? Si quieres informarte sobre el tema sigue leyendo.

Los colchones nórdicos son los más conocidos y forman el grupo de los eternos “clásicos”. Pueden estar rellenos (como otros tipos que mencionaremos más abajo) de microfibra, pluma o plumón, el último considerado el mejor y más caro que los otros. Conservan el calor durante toda la noche, no hacen sudar y casi no pesan. Son antialérgicos y permiten limpiar la funda rápidamente en la lavadora.

Los colchones ajustables son los siguientes en la lista. Están diseñados de tal forma que además de abrigar por las noches pueden servir de colcha decorativa por las mañanas, lo que se convierte en un dos por uno económico. La tela exterior más empleada para su fabricación es poliéster.

Otros tipos de colchones. Estos poseen todas las características mencionadas más arriba, pero se distinguen fundamentalmente por su diseño. Así, encontramos edredones hechos para niños o bebés y otros para camas de matrimonio más grandes de lo normal.

Por tanto vemos que tenemos mucha variedad de edredones entre los que escoger. También podemos comprar telas en establecimientos especializados y pasar un buen rato haciendo uno. Hay que consultar los catálogos de moda y revistas de costura previamente para hacernos una idea de las tendencias del año y de las combinaciones más adecuadas.

Decorar en San Valentín con edredones

marruecos_edr

El dormitorio es sin lugar a dudas el espacio más íntimo de nuestra casa y de allí que es necesario prestarle la debida atención para conjugar confort y calidez sin perder el estilo propio y el gusto personal.

Infinidad de detalles hacen de nuestro dormitorio un lugar acogedor y entre ellos la ropa de cama ocupa un lugar importante, desde el juego de sábanas hasta la colcha o edredón que no solo decoran sino también le aportan calidez al ambiente.

Si deseas crear un ambiente especial ahora que se acerca el día de San Valentín puedes optar por un edredón que decore la cama y a la vez sea un excelente elemento para esta época de frío, ya que este tipo de cobertor cumple una doble función ya que tanto decora el ambiente como ayuda mucho a la hora de mantenernos abrigados a la hora del descanso.

Existen variados estilos y materiales con los que se confeccionan los edredones, desde los clásicos rellenos con lana o plumas hasta los de algodón o fibras sintéticas hipoalergénicas, recomendables para personas que sufren de algún tipo de alergia.

El precio también difiere dependiendo del material elegido tanto para el relleno como para la confección de edredón, pero existen magníficas ofertas en el mercado donde calidad y buen precio pueden encontrarse con facilidad.

Si lo que deseas es darle un toque romántico a tu dormitorio para el próximo día de San Valentín, puedes optar por un edredón en tono nude y colocar algunos almohadones en un color contrastante como rojo o negro.

También puedes darle un aire romántico y sensual colocando unas sábanas satinadas o de seda en color rojo y el edredón en blanco y para un estilo más exótico opta por un edredón con estampado en lunares o combinando tonos como el rojo y el negro.

Y no olvides para ese día de los enamorados incluir en la decoración un bonito arreglo de rosas rojas y unas velas aromáticas para crear el ambiente romántico y sensual adecuado.

Integrar en la decoración edredones

Edredón

Los edredones son más para días fríos que para cálidos, aunque se pueden encontrar unos más finos en el mercado que sirvan para todo. Sin embargo y de forma general al dar mucho calor siempre se han utilizado en días de invierno.

 

Vamos a hablar de los diferentes tipos de edredones que encontramos en las tiendas y de la mejor forma de integrarlos en la decoración de nuestra casa.

 

Por un lado encontramos un edredón clásico, sin cualquier tipo de accesorios. Vienen de forma individual y sin ningún complemento que les acompañe, como pueden ser sábanas encimeras o bajeras, las fundas para almohadas o para almohadones o colchas. Se recomienda para las personas que necesitan tener calor a la hora de dormir, pero no les importa que no quede tan conjuntado como el resto de los elementos integrantes en le dormitorio. Lo mejor es adquirir unos en colores neutros, como el beige o el negro.

 

Por otro lado están las colchas edredones, que destacan por ofrecer dos en uno, es decir, combinan las funciones de una manta y un cubrecamas en un mismo objeto. Suelen diferenciarse por sus colores vivos y modernos, como el rosa fucsia. Suelen no alterar la estética general del cuarto de dormir siempre y cuando se opte por colores que se adecuen al estilo dominante.

 

Por último están los edredones ajustables. Se adaptan perfectamente a cualquier tipo de cama y evitan que el aire frío entre por la noche. Esto se consigue metiendo todas las esquinas del edredón en los bajos de la cama y asegurándolo con unas gomas elásticas que ya vienen incluidas en el mismo.

 

Para qué sirven los edredones

edredon-estampado

Los edredones son una excelente alternativa durante el invierno ya que son suaves, confortables y muy abrigados, además de ser sencillos de cuidar, permitiendo eliminar las pesadas mantas brindando máximo confort y una adecuada circulación de aire evitando la sudoración mientras se duerme.

Los tradicionales edredones vienen rellenos de plumas de pato o ganso a pesar que existen hoy los rellenos de seda, lana o poliester y también los antialérgicos especialmente recomendables para personas que sufren de algún tipo de alergia a las plumas.

Por otra parte, este tipo de cubierta simplifica el trabajo a la hora de hacer la cama ya que se trata de una sola cubierta que no requiere el uso de mantas, colchas u otro tipo de accesorios para brindar abrigo, siendo ligero en su textura y de fácil lavado, además de tener una larga vida con solo brindarle cuidados básicos.

Es recomendable escoger los edredones que a su vez se presentan con una funda ya que esto hace más sencillo el trabajo a la hora de la limpieza del mismo.

Entre las diferencias sustanciales que existen entre un edredón y una colcha de cama se distinguen el tamaño y el tipo de fabricación, ya que el primero se realiza con dos piezas de tela y posee también una capa de guata, cubriendo solo la parte superior de la cama con una caída de unos 20 centímetros en los lados y el frente, mientras que la colcha tiene solo una pieza de tejido que puede ser natural, de fibra sintética, jackard o telas artesanales.

Populares por su calidez y practicidad los edredones ayudan a reducir en gran parte la cantidad de mantas durante el invierno como también por hacer mucho más simple el armado diario de la cama, siendo un detalle bonito que brinda un toque decorativo a la habitación.

5 cosas que no puedes hacer al decorar edredones

como limpiar los edredones

Los edredones, también llamados nórdicos, tienen diferentes grosores y hay que seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a los niveles térmicos para los que fueron creados. La industria utiliza un sistema que mide la capacidad de aislamiento térmico de los diferentes materiales empleados y elaboran un guía según la cantidad de calor que un edredón puede almacenar y es muy fiable, por lo tanto, mira las instrucciones antes de realizar la compra.

 

Si  sientes mucho calor mientras duermes, debes eligir un edredón con un nivel térmico 1 ó 2, que son los más frescos. A mayor número en la escala, que va desde el uno hasta el seis, obtendrás mayor calidez. Si eres muy acalorado ten en cuenta este dato, ya que un edredón demasiado cálido puede trasformar tus horas de sueño en una verdadera molestia.

 

Si te gusta que la cama tenga una apariencia mullida, un edredón de plumas es el que mejor se adapta a este concepto, pero en cambio, si te gusta que la cama se vea plana y con aspecto mas rígido, el tipo de relleno del edredón mas adecuado es el sintético.

 

A pesar de que las fundas impiden que se tenga contacto directo con el edredón, la ropa de cama puede coger polvo, olor o humedad, si eres propenso a padecer alergias, sensible a los ácaros o simplemente eres de aquellos que prefieren lavar el edredón con mucha frecuencia, deberías optar por uno de relleno sintético que se pueda colocar en la lavadora, ya que los de plumón necesitan limpieza en seco en tintorería para que mantenga todas sus propiedades.

El fin de los obstáculos para que los edredones resulten lujosos

edredones lujo

Un edredón no suele encajar a la perfección en una cama. Es decir, una colcha, e incluso una funda nórdica puede vestir correctamente el elemento más importante de nuestro dormitorio, ya que son telas más flexibles y manejables. Sin embargo, el edredón, por su grosor y su relleno, difícilmente vestirá una cama dando sensación de lujo y extravagancia a nuestro dormitorio.

No obstante, con el paso del tiempo esta idea ha pasado a convertirse un simple prejuicio. Cada vez se fabrican edredones más ligeros pero igualmente conservadores de calor, que permiten cumplir a la perfección la doble función de abrigar y a la vez dotar de sensaciones decorativas positivas a nuestro dormitorio. Y es que esas sensaciones en la decoración eran gratas anteriormente en dormitorios más juveniles ya que el grosor del mismo no conformaba una desventaja. Sin embargo, en un contexto distinguido, cualquier intento de decorar de manera lujosa y extravagante no pasaba de un intento fallido. Así, los fabricantes se pusieron a pensar y encontraron la solución.

Así, una vez solucionado el tema de la textura, los siguientes ítems a solucionar fueron el del color y el diseño. Colores fuertes como el negro, el rojo o el azul oscuro, en diseño unicolor, dotan de un aire animado y lujoso a nuestro dormitorio. En caso de preferir usar diseños algo menos convencionales, los bicolores o las formas geométricas con colores suaves pueden ayudarnos a conseguir nuestro objetivo. Al fin y al cabo la elegancia es sencillez, novedad y reciclaje de ideas sin traspasar la barrera de lo estrambótico. Y por ello, los edredones de hoy en día, nos ayudan a conseguirlo.

La comodidad en forma de edredón

edredon

Descansar bien conlleva una serie de beneficios muy valorables hoy en día. Rendir en el trabajar, capacidad para sociabilizarse, fuerzas para realizar ejercicio físico… todo ello depende directamente de que nuestro sueño sea completo noche tras noche.

Por esta razón, son cada vez más los que no escatiman tiempo ni dinero a la hora de buscar todo tipo de elementos que les ayuden a descansar como es debido. Habitaciones insonorizadas, tapones, colchones de precios elevados, resistentes somieres o almohadas especialmente diseñadas. Estos son algunos de los factores que muchos fanáticos del sueño tienen en cuenta y que pueden influir directa o indirectamente en su rendimiento diario.

Otro tipo de gente, más sencilla, suele conformarse con menos y únicamente piden un edredón de calidad, que abrigue, decore y resista el uso diario. Y la verdad es que la comodidad suele llegar gracias a la calidad de la ropa con la que nos abrigamos, y no a través de tapones para las orejas, por ejemplo.

La sensación de meternos en la cama y sentirnos protegidos por el edredón, sobre todo en invierno, resulta muy valorada y por esta razón los edredones de calidad son altamente demandados. Los fabricantes, que son conscientes de ello, se preocupan cada vez más por confeccionar edredones calientes y cómodos, pero también profundizan en el diseño de los mismos. Conscientes de que las tendencias de moda están cada vez más presenten entre su público, saben que es una necesidad elegir colores, estampados y texturas que estén a la última y que combinen lo práctico con lo estético.

Edredones para la primavera, esa maravillosa invención

edredones

Las palabras “edredones” y “primavera” parecen no encajar en la misma frase. Un edredón nos evoca frío fuera, calor en casa, resguardo, comodidad. La primavera en cambio es aire nuevo, alegría, flores, buen tiempo. De este modo, poca gente apuesta por seguir usando un edredón en esa época del año.

 

Sin embargo, el mundo de la decoración es muy extenso y cada año surgen novedades que reestructuran el mundo de la moda. Esto, por supuesto, también se aplica a los hogares. Un ejemplo es el de los edredones de verano y primavera. Se trata de telas más finas y ligeras, que visten nuestra cama y que nos permiten abrigarnos. Y es que, a pesar de que las temperaturas suben en esta época del año, las madrugadas siguen siendo frescas. Así, este tipo de edredones son lo suficientemente finos como para no aportar demasiado calor. La ligereza es lo que los deferencia, puesto que además suelen estar fabricados con seda o lino.

 

Pero abrigar no es la única misión de este tipo de edredones primaverales. Vestir la cama es el otro objetivo que se marcan los fabricantes, por lo que los diseños y colores que ofrecen son extensos. Al estar pensados para épocas como primavera o verano, los colores suelen ser más alegres y los estampados algo más dinámicos. La sobriedad se deja a un lado y los elementos amenos aparecen en estas telas. De este modo, nuestro dormitorio mostrará un cambio radical de invierno a primavera, únicamente variando un solo elemento decorativo, en este caso el edredón.

Reglas básicas a la hora de elegir edredón

edredon

A priori puede parecer sencillo. Para elegir un buen edredón únicamente habría que mirar que fuese calentito y que contase con un diseño llamativo que nos atrajese desde el primer momento. Sin embargo, este tipo de compras suelen conllevar disgustos posteriores, relacionados sobre todo con la mala calidad de la tela, con un relleno que pierde calidad en los lavados, o con unos remates que apenas duran unos cuantos años. De modo que es necesario ampliar nuestro nivel de exigencia y pedir mucho más a un edredón, sin olvidar, por supuesto, que nos abrigue como es debido y que su estampado nos atraiga.

Algunos de los materiales más resistentes y que mejor servicio ofrecen a los consumidores es la franela, el denim o la sarga. Todos ellos resultan algo más caros que el algodón o la microfibra, sin embargo mantienen mucho mejor el relleno, difícilmente contienen rotos, y además mantienen el calor corporal mucho mejor que otro tipo de telas. Así, un comprador que piense en adquirir un edredón para muchos años, debería centrarse en los pros y los contras de estos tres tipos de tela, que a priori son las más aprovechables.

Una vez solucionado el problema del material y las costuras, el siguiente paso es el de pensar qué tipo de diseño nos atrae más. Obviamente, esto dependerá del perfil de consumidor, del contexto decorativo y la habitación hacia la que vaya destinado y de la climatología. Así, los edredones bicolor resultan muy elegantes, sobre todo si el blanco o el negro es uno de los dos tonos. Los edredones unicolor son más sobrios y quizá convenga más algo llamativo, como amarillo, rojo o naranja, especialmente si son niños y adolescentes los que disfrutarán del mismo. En estos casos, los variados y originales estampados son también una opción muy válida.

Las ventajas de los paradójicos edredones de verano

Post 18

Es imposible asociar la palabra edredón con el verano. Los edredones, normalmente rellenos de plumas, no aparecen en nuestro imaginario como una alternativa al lino, la seda o el algodón. A priori, nos parece absurdo relacionarlos con palabras refrescantes como horchata o piscina. En definitiva, podría parecer que un edredón es tan inoportuno en verano como un potaje o un cocido.

 

Sin embargo, el mercado textil se reinventa año a año y a día de hoy encontramos cortinas, colchas y fundas de verano. Y por supuesto, y a pesar de lo extraño que pueda parecer, también se fabrican edredones de verano. Al igual que los edredones de toda la vida han sido ideados para mantener el calor, actualmente encontramos otros que se han fabricado con la intención de conservar el frescor. Para ello es necesario acudir a tiendas especializadas y escoger aquellos colores que combinen con nuestra decoración y que se adecuen al verano. Tonos vivos y coloridos son ideales para esta época.

 

La clave de estos edredones, además de ser más finos, es la tela que cubre al relleno. Esta tela es fresca, ligera y apenas produce calor. De hecho, un edredón de este material puede ser más fresco que muchas sábanas, por ejemplo. De modo que un edredón de verano es ideal para vestir la cama, para adecuar nuestro dormitorio al verano decorativamente hablando, y para aquellas personas que no pueden dormir desarropadas pero que tampoco soportan el calor de mantas, sábanas y colchas. Los edredones de verano aportan esa sensación de protección tan demandada, mantienen frescos nuestros cuerpos y apropiadamente vestida nuestra cama.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies